La muerte de los principios.- Jason Brennan

La muerte de los principios

Por: Jason Brennan*Obama drones

Hace cuatro años, el presidente Obama ganó la presidencia prometiendo la esperanza y el cambio. Bajo el gobierno de George W. Bush, Estados Unidos pareció dejar de ser un país que respetaba la libertad y el imperio de la ley. Bush mantuvo presos a sospechosos de terrorismo indefinidamente sin ninguna esperanza de juicio, espiaba a los ciudadanos estadounidenses, violaba nuestros derechos conforme a la Ley Patriota, utilizaba libremente la tortura y llevaba un gobierno secreto. Los estadounidenses votaron por Obama con la esperanza de que iba a cambiar todo eso. No lo hizo, pero muchos estadounidenses decidieron que no les importaba, y lo reeligieron de todos modos. ¿Por qué?

La Plataforma Democrática de 2008, dijo que la administración Bush presentó una “falsa dicotomía entre las libertades que tanto valoramos y la seguridad que exigimos. El Partido Demócrata […] restaurará nuestras tradiciones constitucionales y recuperará el compromiso fundacional de nuestra nación con la libertad bajo la ley. “. Agregó que “nosotros rechazamos la tortura. Nosotros rechazamos las alegaciones  radicales “inherentes” al poder presidencial. Vamos a revisar la Ley Patriota y revocar las decisiones ejecutivas inconstitucionales emitidas durante los últimos ocho años “. “Vamos a cerrar el campo de detención de Guantánamo…” “Vamos a respetar el principio consagrado de habeas corpus… “. Obama y la Plataforma del Partido Demócrata del 2008 prometieron una nueva era accesible, abierta, de un gobierno no secreto, el gobierno que limita en vez de ampliar el poder discrecional del ejecutivo. Ninguna de estas promesas se cumplió. Tal vez Obama y los demócratas nos estaban mintiendo a en el 2008, o tal vez el 20 de enero del 2009 cambiaron de parecer.

El poder del ejecutivo ha aumentado con Obama. Obama ha perseguido a los denunciantes que amenazaron con exponer las fechorías de su administración. Obama siguió el régimen de tortura y malos tratos. Incluso reclamó para sí -y para todos los futuros presidentes republicanos- el derecho de asesinar a ciudadanos estadounidenses. Obama aterroriza y asesina a inocentes ciudadanos paquistaníes. Obama lucha batallas y comete actos de guerra contra las naciones extranjeras sin la aprobación del Congreso, incluso cuando no existe una amenaza inminente a la seguridad nacional.

Aún así, los estadounidenses decidieron que no les importaba y lo eligieron de todos modos. ¿Por qué?

Seamos claros,  a algunos estadounidenses les importaba. Algunos estadounidenses están muy preocupados por Obama, pero lo encuentran preferible a Romney a pesar de esto. Ellos votaron por Obama con el corazón pesado.

Sin embargo, en los últimos cuatro años, las encuestas han mostrado que la mayoría de los estadounidenses simplemente se sientan cómodos con las escuchas telefónicas sin orden judicial, la tortura, la intimidación y el asesinato. Los partidarios de Obama del 2012 tienen una perspectiva moral diferente de los partidarios de Obama del 2008. A la mayoría de los partidarios de Obama simplemente no les importa que Obama haga este tipo de cosas, a pesar de que cuando Bush lo hizo (e hizo menos de esto), se ponían furiosos. ¿Por qué?

Tal vez piensan: “Bueno, Obama es un gran tipo. Si hace demasiadas de estas cosas, entonces debe tener una buena razón. Después de todo, va diariamente a reuniones informativas de la CIA y nosotros no lo hacemos. Él sabe más que nosotros”. Si usted realmente piensa así, entonces usted debe ahora presentar disculpas a George W. Bush por sus protestas anteriores. Para ser coherente, debe decir: “Bush tenía razón y yo estaba equivocado. Él sabía lo que estaba haciendo y yo sabía menos que él. El hecho de que Obama hace lo mismo y más demuestra que Bush tenía razón”.

O, tal vez, la explicación es lo que los psicólogos llaman “sesgo intergrupal”. Estamos sesgados a ver nuestro lado como bueno y el de otro como el malo. Estamos sesgados a poner excusas por nuestro lado y condenar la más mínima transgresión del otro lado. Obama, en su política exterior y en su comportamiento hacia la recopilación de inteligencia, ha sido simplemente una prolongación de George W. Bush. Si Bush hubiera tenido un tercer mandato, probablemente habría actuado de la misma forma que Obama. La izquierda le habría condenado por ello. Pero si (desde la perspectiva de la izquierda), nuestro hombre lo hace, entonces debe estar bien.

Los Estados Unidos alguna vez afirmaban ser un símbolo de la libertad, del respeto de los derechos de todas las personas y del respeto por el imperio de la ley. La elección del 2012 demuestra que no tenemos derecho a ondear esta bandera.

Publicado originalmente en: http://bleedingheartlibertarians.com/2012/11/the-death-of-principles/

Traducido por Oscar Rosales Krmdieck

*Jason Brennan es profesor asistente de negocios y filosofía en la Universidad de Georsgetown.  Recibió su doctorado en filosofía por la Universidad de Arizona y es autor de los libros The Ethics of Voting (Princeton University Press, 2011), A Brief History of Liberty (Wiley-Blackwell, 2010), co-escrito con David Schmidtz y  Libertarianism: What Everyone Needs to Know (Oxford University Press, 2012). Ha escrito artículos académicos para diversos journals como Philosophy and Phenomenological Research, Philosophical Quarterly, Australasian Journal of PhilosophyRatio, y Social Philosophy and Policy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: