Samuel Edward Konkin III (1947-2004).- Por: Jeff Riggenbach

Samuel Edward Konkin  III

                                               1947-2004

Por: Jeff Riggenbach

No nos equivoquemos al respecto: hemos perdido a un gran libertario y es probable que no veamos a alguien como él de nuevo.

Samuel Edward Konkin III nació en Saskatchewan, Canadá el 8 de julio de 1947. Su familia se trasladó a la vecina provincia de Alberta cuando apenas era un niño y creció en y alrededor de Edmonton, terminando allí la escuela secundaria e ingresando a la Universidad de Alberta, donde se graduó con honores en 1968. Más tarde, ese mismo año, en el momento en que llegó a la Universidad de Wisconsin para iniciar los estudios de postgrado en química él ya era un confirmado aficionado a la ciencia ficción y estaba enamorado especialmente de las obras de Robert A. Heinlein.

Una de las novelas de Heinlein le había impresionado en particular -La luna es una cruel amante (1966) [1] -en la que un grupo de colonos rebeldes de la Luna bajo la dirección de un equipo renegado y un filósofo político de pelo blanco llamado Bernardo de la Paz – quien aboga por algo que él llama “anarquismo racional- fomentan una revolución exitosa. Sam ya estaba participando en la política para aquel entonces, pero no en la política libertaria (más bien era partidario de  políticas populistas). En la Universidad de Alberta había servido como líder de la Young Social Credit League, un grupo de estudiantes vinculados con la política del Social Credit Party, un pequeño partido político canadiense fundado en Alberta en la década de 1930 y basado en las teorías de la el economista británico Clifford Douglas.

La edición online de la Enciclopedia Británica dice: “la teoría de Douglas, promovida por primera vez en 1919 en la publicación socialista británica The New Age, buscó remediar la deficiencia crónica de poder de compra de los consumidores mediante la emisión de dinero adicional ellos y la prestación de subsidios a los productores para liberar a la producción del sistema de precios, sin alterar a la empresa privada y el lucro. El movimiento social del crédito tuvo una vida de corta duración en Gran Bretaña en la década de 1920 y alcanzó al oeste de Canadá en los años 30″.

En 1935, el recién creado Social Credit Party “obtuvo 56 de 63 escaños en juego en la Asamblea de Alberta”, el artículo de Britannica continúa: “formando así el primer gobierno del mundo social del crédito, que se mantuvo en el poder durante 36 años”. Más adelante: “gobernó la Columbia Británica desde 1952, a excepción de los años 1972-1975 y sostuvo escaños en el Parlamento en Ottawa desde 1935 hasta 1980, cuando perdió sus seis asientos”.

Una de las últimas cosas que escribió, un mensaje publicado en su lista de discusión por correo electrónico “Izquierda Libertaria” el jueves 5 de febrero de 2004, Sam hizo el siguiente comentario sobre el movimiento social del crédito:

Paradójicamente, al igual que varios movimientos populistas en los Estados Unidos, sospecho que el éxito de los social crediters en Canadá en realidad refleja el arraigado anti-estatismo de la población. Ellos perciben correctamente al capitalismo corporativo como un sistema de poder, pero también ven que el sistema bancario es una gran parte del poder del capital organizado. Pero fallan en percibir plenamente el papel de la intervención del Estado capitalista para que obtengan este poder  y se distraen con remedios estatistas. Resulta similar al caso de los georgistas: perciben correctamente la apropiación política de la tierra (a la Oppenheimer y la Nock) como elemento central de explotación, pero se desvían del camino con la solución propuesta.

“Por extraño que parezca”, Sam continua, “el primer gobierno provincial de Alberta (1905-1919) fue georgista (el equivalente al Libertarian Party en ese entonces) y el segundo fue de los United Farmers of Alberta (1919-1935) cuya ala federal fue considerada como el grupo ginger del Partido Progresista de Canadá, y el tercero gobierno fue del Social Credit Party (1935-1971)”.

En Madison, no le tomó mucho tiempo al joven social crediter de Alberta  (Samuel Konkin) para comenzar a ampliar sus horizontes políticos. Primero, su nuevo compañero de cuarto, el candidato a Ph.D. en química y  devoto de Ayn Rand Tony Warnock, le introdujo en el Club Conservador de Wisconsin, donde conoció a personas que le dijeron el nombre del verdadero filósofo político y profesor en quien Heinlein había basado al profesor Bernardo de la Paz: Robert LeFevre. A los pocos meses, Sam se había unido al Wisconsin YAF y fue seleccionado como delegado a la convención nacional YAF en St. Louis en agosto de 1969.

St. Louis fue un hito para el desarrollo de Sam como libertario. Llegó a la convención aún pensándose a sí mismo como un conservador joven, a pesar de que lo que había leído y aprendido en el último año de y sobre Rand, LeFevre, Ludwig von Mises y Murray Rothbard le había llevado al borde de un cambio importante en su pensamiento. “El paso final”, dijo Sam en una entrevista en 2002 [2], “fue proporcionado por un anarquista anti-comunista de libre mercado llamado Dana Rohrabacher en la Convención YAF de St. Louis. Él (Dana) era un activista carismático del campus radicalizado por Robert LeFevre, quien le proporcionó fondos pequeños para viajar por el país de campus en campus  con su instrumento a tocar canciones de folk convirtiendo las sucursales de las fraternidades YAF en alianzas libertarias y sucursales de SIL. Lamentablemente, más tarde recayó en política, pero no en el Libertarian Party. El libertario el multimillonario Charles Koch lo apoyó en dos campañas para las primarias republicanas, pero después de un tiempo por haber sido redactor de discursos de Ronald Reagan,  Rohrabacher tuvo su recompensa en un asiento seguro en la Cámara de Representantes de EE.UU. por Orange County. El aún hoy está en su oficina, con una antigüedad creciente. Hay pocas cuestiones en la que sigue siendo un libertario, ciertamente menos que, por ejemplo, las que Ron Paul sostiene.

“Pero en 1969-71, Dana Rohrabacher fue el activista libertario de mayor éxito y el más querido y- en mi opinión- no habría existido un movimiento sin él. Y él era un buen amigo mío, hasta que cruzó la línea con su campaña para el Congreso”.

Si la convención de St. Louis YAF marcó un hito en el desarrollo personal de Sam como un libertario, también fue un hito para el movimiento libertario. Así Sam lo expuso en esa misma entrevista:

En 1969, tanto el SDS como los Jóvenes Americanos por la Libertad se dividieron en sus respectivas convenciones. Los libertarios de “derecha” del YAF se unieron a los anarquistas de libre mercado del SDS en una histórica conferencia en Nueva York durante el fin de semana del Día de Colón, organizado por Murray Rothbard y Karl Hess. En febrero de 1970, varios activistas que trabajaban por Robert LeFevre organizaron una conferencia aún más grande en Los Ángeles en la USC, que incluyó a Hess, al ex presidente del SDS Carl Oglesby, y a casi todos los grandes nombres del movimiento hasta ese momento. Yo asistí a las dos, así como antes a la Convención YAF en St. Louis.

Después de la conferencia de Los Ángeles, el campus Alianzas Libertarias surgió por todo el país. Yo personalmente organicé cinco en Wisconsin durante 1970 y una docena en el sur del estado de Nueva York (Nueva York y sus alrededores) durante 1971-73. La primera campaña “real” del Partido Libertario fue Fran Youngstein for Mayor (de Nueva York) en 1973 y fue la única campaña en la cual los libertarios anti-política (lo que los europeos llamarían anti-parlamentario) estuvieron trabajado con […] anarquistas que abrazaron el la búsqueda de cargos políticos(a quien llamé “partitarquista”)”.

“En ese momento”, continúa Sam, “el Movimiento Libertario había crecido de simplemente “la sala de estar de Murray” (y de la Escuela Libre de LeFevre, más tarde Colegio Rampart) a miles de personas en 1970, decenas de miles en 1971, y cientos de miles (algunos en el extranjero, como en Gran Bretaña y Australia) en el año 1972. La tasa de crecimiento del Movimiento dependía del aumento de visibilidad del Partido”.

Hay historiadores del movimiento que se diferencian con este relato en una o varias cuestiones. Por ejemplo, Sam deja de mencionar el papel crucial que tuvieron los objetivistas que quedaron a la deriva por la división Rand-Branden (1968) en la fundación del Partido Libertario. Es cierto que Ayn Rand ha convertido a muchas más personas al libertarismo que Murray Rothbard y Robert LeFevre combinados (dependiendo, por supuesto de cómo se defina “libertarismo”)  y esto era tan cierto en 1969 como lo es hoy. Además, Sam escribe como si SIL, la Sociedad para la Libertad Individual, que ya existiese en el momento de la convención YAF de  St. Louis YAF. Su organización predecesora, la Sociedad de Objetivistas, orientada al individualismo racional (fundada por Jarret Wollstein), existía desde hace aproximadamente un año para ese momento. Sin embargo, esto es algo engañoso. SIL fue fundada en St. Louis en 1969, mientras que la convención de YAF estaba en marcha en la ciudad.

Sin embargo, estas objeciones son en última instancia de poca importancia. En líneas generales y con respecto a la mayoría de sus detalles, lo que cuenta Sam acerca de los orígenes del movimiento y su temprano crecimiento es muy preciso -en particular si se juzga por los estándares apropiados para el periodismo. Y es como un periodista libertario que creo que Samuel Edward Konkin III es mejor recordado y mejor comprendido. Después de la convención YAF, volvió a Madison por un año Y luego se trasladó a Nueva York (después de todo, Mises y Rothbard estaban allí). Él transfirió sus estudios de postgrado a la New York University (NYU) y terminó su M.S. en Química Teórica y luego comenzó a trabajar en su doctorado. En Manhattan conoció a Rothbard y se convirtió en un  invitado habitual en aquella famosa sala, asistió al famoso seminario de Ludwig von Mises en economía austriaca en NYU y se involucró con el naciente Partido Libertario.

Como delegado de Nueva York en 1973 y 1974 en las convenciones de Cleveland y de de Dallas, respectivamente, Sam organizó el original “radical caucus” dentro del partido. Al igual que su sucesor “radical caucus”, fundado en los años 70 por Murray Rothbard, Evers Bill, Eric Garris, y Justin Raimondo, fue diseñado para mantener al partido bien adherido a los principios libertarios. Pero a finales de 1974, Sam había renunciado a la idea de que cualquier objetivo se podría lograr. El públicamente salió del partido, llevándose con él a una parte considerable de sus miembros. Después de eso, le gustaba pensar en sí mismo como “el peor enemigo vivo del Partido Libertario”.

De mayor importancia duradera fue la decisión de Sam, una vez que había estado en Manhattan por unas horas, para empezar a publicar. Prácticamente al llegar a su nueva escuela de postgrado, asumió la dirección de las Libertarian Notes de la NYU  (un boletín de noticias del campus) de forma rápida cambió el nombre a New Libertarian Notes la dirigió a un público más amplio. Su misión, tal como él lo veía, era “cubrir” el infantil movimiento libertario -informar de sus asuntos y eventos y  ofrecer comentarios destinada a dirigir el nuevo movimiento en lo que Sam creía ser la dirección correcta.

Había mucho que hacer en Manhattan a inicios de los años 70, el movimiento se fermentó y creció. Y no fue todo en la sala de Murray Rothbard. En Mercer Street, Laissez Faire Books, la primera librería libertaria de la nación (a menos que contemos a la Bookstore de Benjamin R. Tucker en 225 Fourth Avenue que se cerró en 1908), estaba siendo establecida por Sharon Presley y John Muller. El Partido Libertario se fue polarizando en cuanto a los pensamientos sobre la estrategia libertaria entre los que creían que la acción política puede ser utilizada para lograr una sociedad libre y los que creían que la acción política era una traición a los principios libertarios. Hubo conversaciones, fiestas, reuniones de todo tipo. Era una escena que pedía a gritos un periodista con la imaginación y (dado que el mercado aún era muy pequeño para las noticias de esta subcultura) las agallas para hacer de él su tema principal.

“En 1975 “, escribió Sam en una pequeña autobiografía que preparó para el Free Exchage de Jeanie Kennedy en San Francisco a finales de los años 90,”Sam abandonó sin inflexión Nueva York y su tesis [en realidad su disertación de doctorado] en Mecánica Cuántica con el fin de trabajar a tiempo completo en el Movimiento Libertario y la contra-economía, demostrando mediante el ejemplo de más de un cuarto de siglo que se puede vivir una vida activista, moral y libre del Estado”

Sam se trasladó primero a Long Beach, California (la quinta ciudad más grande de California, con medio millón de personas, aproximadamente a veinticinco millas del centro de Los Angeles). Desde allí se trasladó a Culver City, un suburbio de Los Angeles. Entonces, después de un par de años en Las Vegas como al amanecer de un nuevo siglo, regresó a Los Angeles. New Libertarian Notes se transformó en New Libertarian Weekly  terminando como New Libertarian, una publicación “mensual” que en realidad apareció mensualmente sólo a trompicones y que, finalmente, fracasó por completo en los años 90. En uno u otro de sus diversas encarnaciones, sin embargo, New Libertarian era el objeto de atención principal de Sam durante más de veinte años. Y fue magnífico.

En una época en que, como Jesse Walker dice, “al ambiente libertario le faltaban think thanks y revistas de papel bien financiados y a la hora de ofrecer una alternativa de bajo presupuesto no era una simple cuestión de poner en marcha un blog”, Sam Konkin publicaba sistemáticamente y regularmente con poco dinero, menos del necesario para un cordón de zapato. Y, sin embargo, lo que publicó fue una de las cosas más entretenidas, provocadoras y estimulantes que se podría haber conseguido en cualquier lugar en ese momento. Muchos de los mejores escritores del movimiento eran editores contribuyentes, columnistas o colaboradores regulares y frecuentes en sus páginas -Robert Anton Wilson, James J. Martin, Wendy McElroy, Murray Rothbard, Jeffrey Rogers Hummel, Sharon Presley, Robert LeFevre, Eric Scott Royce, George H. Smith- y, por supuesto, él mismo también estaba allí, tema tras tema, con sus comentarios a menudo estrafalarios pero casi siempre perspicaces e incisivos sobre los temas y acontecimientos del día y los últimos acontecimientos en el movimiento libertario.

Uno de los principales mentores de Sam, Ludwig von Mises, argumentó en su obra seminal Teoría e historia que la historia es imposible en ausencia de ciertos supuestos – los supuestos acerca de que tipo de eventos son importantes y qué tipos no lo son, los supuestos sobre las formas en que la causalidad funciona en materia de la acción humana. En ausencia de tales supuestos, el historiador no tendría ninguna base para decidir qué escribir. Precisamente, lo mismo puede decirse sobre el periodismo. El periodista es, después de todo, en una manera de hablar, un historiador a toda prisa. Como famosamente dijo el veterano editor del Washington Post, Phillip Graham, el periodismo ofrece “un primer borrador de… la historia”. De hecho, los periódicos de una época son considerados por los historiadores como “fuentes primarias” para obtener información acerca de la historia de ese período. Y lo que significa describir a The New York Times, por ejemplo, como “el periódico de referencia” para un determinado período del siglo 20 es que The New York Times puede ser invocado para obtener información sobre la historia de ese período, ya que se desarrolló en el día a día. Sam dijo en más de una ocasión que él consideraba a New Libertarian como la publicación de referencia para el movimiento libertario, la publicación a la que los futuros historiadores del movimiento tendrán que ver en su búsqueda de información sobre la historia del movimiento, ya que se desarrolló en el día a día.

Sam sabía que el periodismo, como la historia, se basa en ciertas suposiciones sobre la condición humana y sobre qué cosas de la experiencia humana más o menos importantes. Sabía también que hay dos, y sólo dos clases de periodismo: el tipo en el que estas suposiciones se sostienen conscientemente e identificándolas explícitamente y el tipo en el que nunca se identifican, incluso por esos periodistas cuyo trabajo tales supuestos invisiblemente dan forma y dirigen. Sam siempre fue de la primera clase de periodista: nadie que lea alguna de sus publicaciones tendrá la más mínima duda sobre el punto de vista sostenido por el editor.

Al mismo tiempo, Sam nunca requirió a sus colaboradores -incluso sus columnistas y editores contribuyentes- estar de acuerdo con él en todo. Por el contrario, la cabeza de New Libertarian proclamó que “¡toda persona que aparece en esta publicación está en desacuerdo!”. En una época (los años 70 y 80), cuando la fragmentación dentro del movimiento era, si cabe, aún más virulenta de lo que es hoy en día (me recuerda a los tiempos de las luchas internas entre los diversos grupos palestinos rivales en Monty Python’s Life de Brian), Sam siguió una firme política de publicación de toda facción. En una época en que estaba atacando amargamente a la red de organizaciones e instituciones entonces financiadas por el multimillonario petrolero de Kanas Charles Koch (el Instituto Cato, Inquiry magazine, The Libertarian Review, los originales Students for a Libertarian Society), no tuvo reparos en dejarme mantener mi lugar en la cabecera de su publicación y mi columna regular, a pesar de que yo era un empleado de tiempo completo de lo que Sam llamó “el Kochtópodo”, trabajando para el Cato, Inquiry y LR, hablando en nombre de SLS – y a pesar de que yo no estaba de acuerdo con al menos algunas de sus críticas a la Kochtópodo. Por supuesto que él no hizo ningún secreto de sus propios puntos de vista, de hecho, si publicaba un artículo de cualquier persona que no estaba de acuerdo con él sobre cualquier cosa, se sentía libre para hacer anotaciones en el artículo, a través de comentarios entre paréntesis, para dejar en claro lo que sentía, la posición de “la línea principal” en el tema que nos ocupase.

¿Y cuál era la “línea principal”? ¿Cuál fue el conjunto de supuestos que guiaron a Samuel Edward Konkin III en su ejercicio del periodismo libertario? En una palabra: rothbardismo. Si la memoria no me falla (y, por supuesto, rara vez lo hace), el día de 1975 cuando conocí a Sam, también conocí a otra luminaria liberal de la época, Williamson M. “Bill” Evers. Un día de otoño en Los Angeles yo había parado por el apartamento de George Smith, de camino a casa de una compra de libros de ida y vuelta y me encontré con que tenía dos personas de invitados a quienes nunca había conocido antes. George me presentó a los dos y, más tarde, cuando se habían ido y yo todavía estaba ahí, él comentó: “¿Sabes que algunas personas son randianos estrictos? Bueno, Bill es quizás el mejor ejemplo que se puede encontrar de un estricto rothbardiano”. Hay una amplia ironía en este recuerdoya que, de los dos, fue Sam y no Bill, quien resultó ser el rothbardiano de verdad. Sam siguió fielmente a Rothbard en su insistencia en una política exterior no intervencionista. Siguió fielmente a Rothbard en su denuncia de la educación “pública”. Evers ahora es un empleado a sueldo del Departamento de Defensa de EE.UU., encargado de la reconstrucción de las escuelas públicas en Bagdad y él se llama a sí mismo un “conservador libertario”. Rothbard debe estar, sin duda, revolviéndose en su tumba.

Sam llegó a publicar una serie de otras publicaciones periódicas, además de New Libertarian. Ellas fueron New Isolationist, Strategy of the New Libertarian Alliance, the Smart Set Libertarian Notes & Calendar, The Agorist Quarterly, así como varias otras. A finales de 1980, a raíz de la financiación que su frenética y no pocas veces inspirada editorial había atraído, Sam abrió una suite de oficinas para su Agorist Institute (fundado en 1984) en un edificio en el centro de Long Beach y procedió a organizar una serie de clases, conferencias y charlas, además de sus publicaciones. A principios de esa misma década completó y publicó la mayor declaración de su estrategia: el Manifiesto neolibertario. [3]

Sam había envidiado a los libertarios que tenían esposas e hijos y dijo que era algo que anhelaba tanto para criar nuevos libertarios, así como ganarlos por la persuasión. En 1991 tuvo su oportunidad. Una breve matrimonio con Sheila Wymer tuvo como fruto a un hijo, Samuel Edward Konkin IV, que es ahora, desde hace mucho tiempo, amigo de la familia de J. Neil Schulman quien me informa, que el niño de trece años de edad, está siendo educado en casa por su madre y precozmente muestra tanto “el desagrado de su padre por los impuestos como [su] afición por el punk rock”. Por desgracia, su matrimonio también descarriló el ambicioso programa editorial de Sam. Y aunque terminó bastante pronto (el matrimonio), Sam nunca se recuperó. Hasta el momento de su muerte, anunciaba la inminente resurrección de New Libertarian y la inminente nueva era en la que sus sitios web – http://www.agorist.org, http://www.newlibertarian.com – se restablecerían y luego serían continuamente actualizados. Pero nunca sucedió. Algo se había esfumado en Sam, algo que había alimentado su energía aparentemente ilimitada de los años 70 y 80 y que nunca regresó.

Lo que deja tras de sí es su legado como el principal periodista libertario de su época. Sam era un babyboomer de vanguardia y, como tal, un miembro de la segunda generación de líderes en el “moderno” movimiento libertario – es decir, el movimiento que surgió en la década de 1940 con la publicación de El manantial de Ayn Rand, The God of the Machine de Isabel Paterson, The Discovery of Freedom de Rose Wilder Lane, Camino de Servidumbre de Friedrich Hayek, La Acción Humana de Ludwig von Mises y con la fundación en 1946 de la Foundation for Economic Education. La primera generación de líderes de este moderno movimiento se componía de intelectuales que crecieron en las tres primeras décadas del siglo 20 – Rand, Rothbard, LeFevre, Nathaniel y Barbara Branden y Read. La segunda generación se componía de intelectuales nacidos en la década de 1930, los años 40 y 50. De esta segunda generación salieron los dos grandes periodistas libertarios -Roy A. Childs, Jr. (1949-1992) y Samuel Edward Konkin III (1947-2004). Ambos iban a morir demasiado jovenes. Childs ha sido debidamente conmemorado con la impresión de una buena colección de su revista, sus ensayos y sus críticas: Liberty Against Power (San Francisco: Fox & Wilkes, 1994). Es de esperar que una colección póstuma similar se haga de los escritos de Samuel Edward Konkin III, que murió el 23 de febrero de 2004, los mejores para extender su legado a la próxima generación de libertarios y las siguientes.

Traducido por Oscar Rosales Krumdieck

Artículo original en inglés: http://www.isil.org/resources/fnn/2004spring/sek-iii-riggenbach.html

________________________________________________________________________________________________

[1] Para descargar el libro utilizar este enlace: http://www.google.com.pe/url?sa=t&rct=j&q=la+luna+es+una+cruel+amante&source=web&cd=3&ved=0CCwQFjAC&url=http%3A%2F%2Fwww.liberallibertario.org%2Fhome%2Findex.php%2Fbiblioteca-liberal-libertaria%2Fdoc_download%2F58-robert-heinlein-la-luna-es-una-cruel-amante&ei=e5leUKv7C4m50QHnuICgBQ&usg=AFQjCNHIhslLyyeRysaufhf2ptLKgCcUyQ

[2] Entrevista traducida a Samuel Konkin:  http://www.enemigosdelestado.com/entrevista-samuel-konkin-agorismo/

[3] Traducción de “El manifiesto neolibertario” de la Editorial Innisfree: http://www.amazon.com/Manifiesto-Neolibertario-Spanish-Edition-ebook/dp/B006O34LDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: